Terremoto en Ecuador, Solidaridad y Redes Sociales

Como muchos de vosotros ya sabéis, Ecuador sufrió en la tarde del sábado, a las 18.58h. el peor terremoto de los últimos 40 años y uno de los más letales a nivel latinoamericano de los últimos 20 años. El terremoto fue de 7.8 grados en la escala Richter. Las cifras oficiales constatan ya más de 350 muertos y más de 2500 heridos. Tragedias que en algunos casos han tocado a conocidos y cuya información comenzaba a llegar a través de las redes sociales y las plataformas de mensajería instantánea.

Todos me preguntan que cómo lo viví y la respuesta es sencilla: mucha incertidumbre y mucha suerte. Quito fue muy afortunada y apenas se vio afectada, pero la peor parte se la ha llevado la zona costera del país, cerca al epicentro entre las ciudades de Cojimíes y Pedernales en la provincia de Manabí. Ambas ciudades que tuve el honor de visitar hace 2 años, son ciudades encantadoras, con una población humilde y sencilla así como inmensamente hospitalaria. Buena gente. El terremoto afectó también especialmente a Portoviejo, donde un concejal conocido narraba por whatsapp la desesperación de no encontrar a su familia, hasta que en su siguiente mensaje contaba que esta había sido sepultada por escombros. Manta, Tosagua, Muisne… todas afectadas y heridas de gravedad. Para que os hagáis una idea, la superficie afectada equivale a que toda Andalucía, Murcia y el sur de Portugal hubieran sido devastadas.

ecuador earthquake map

Cualquiera que haya paseado por dichas ciudades puede hacerse una idea de la tragedia que hoy viven sus ciudadanos. Muchos durmieron en las calles frente a los escombros de sus viviendas, y comparten fotos de sus seres queridos desaparecidos con el hashtag #DesaparecidosEC que anoche sumaba más de 45.000 tuits.

Lo cierto es que en los minutos y en las horas siguientes al terremoto las comunicaciones telefónicas se cayeron en su mayoría, los medios de comunicación no pasaban información y las redes sociales se volvieron la única vía de mantenerse informado al minuto de todo lo que estaba sucediendo.

Es increíble la solidaridad del pueblo ecuatoriano. A la mañana siguiente, miles y miles de personas comenzaron a acercarse a puntos de recogida de donaciones. Una auténtica avalancha humana de solidaridad, empatía y ayuda que se reprodujo a lo largo de todo el país. También con los países vecinos y solidarios. Estos países amigos comenzaron a enviar a su vez ayuda y equipos de rescate y a menos de 48h. del sismo, Ecuador vio cómo el mundo entero le ha tendió una mano.

Personalmente, fue volviendo junto a mi mujer tras una visita en la tarde de ayer que decidí tratar de poner a funcionar las herramientas digitales que tenemos al alcance, y lanzar una campaña de crowdfunding para la recogida de fondos que nos permitan abastecer a zonas menos atendidas por otras instituciones y organizaciones. En especial, queremos enviar ayuda, alimentos, bebida, ropa, medicamentos y herramientas a las ciudades de Jama y Calceta. Hemos donado todo lo que teníamos en el botiquín de casa y grandes cantidades de ropa e insumos en un primer momento, mientras que elaborábamos esta campaña para poder dar continuidad a esta ayuda. Como explico en la plataforma IndieGoGo, Ecuador ha sido un país en exceso generoso conmigo y con esta acción trato de ayudar de la mejor forma que sé, que es a través de Redes Sociales e Internet. Es triste ver como algunos usuarios, en vez de apoyar en estos momentos, se dedican a criticar y a manifestar su escepticismo o desconfianza ante estas causas, pero supongo que es parte de la naturaleza humana.

Cualquier ayuda es necesaria ahora. No es una situación de 2 días. Es un escenario que va a tardar mucho en normalizarse y desde aquí os pido que arrimemos todos el hombro como cada uno pueda. Colaboren en la campaña, difundan entre sus conocidos, compartan en redes sociales y mensajería, y no olviden. Esto es una carrera de larga distancia. No cesen en el esfuerzo. Ahora es cuándo.

Campaña de Crowdfunding «Ayuda a Ecuador. Emergencia Damnificados Terremoto»

terremoto 1 terremoto 2 terremoto 3 terremoto 4

UPDATE 16/4/18 21:22h.

Estimados amigos,
Esta tarde hemos procedido a la compra de los siguientes insumos:

fac
3 galones de gel antibacterial

4 KG. de plastico en rollo

Tanque de plástico de 15 galones para Agua.

4 linternas con pilas

7 rollos de cinta de embalaje

5 pares de guantes de cuero

Rollo de papel industrial

6 Palas

1 carretilla

2 latas de leche Nido

Toallas húmedas

180ml Suero fisiologico

4 Pedialite

3 Agua destilada de 100ml

Caja de 100 bandas curación

3 Paquetes de Vitamina C para niños
Un total de 331 Dólares.

Estos insumos partirán mañana para las ciudades de Jama y Calceta.

Gracias por su ayuda.

Peligros en Redes Sociales para la reputación

Tras la arenga de mi buen amigo Mark cuestionando el distanciamiento que he tenido del blog, hoy me decido a volver. Excusas hay muchas y no voy a aburrirles con las cargas y la concentración que he debido a los proyectos que manejamos.

Hoy he tenido el placer de conversar en FM Mundo con Karol Noboa, Esteban y Karina acerca de lo fácil que es que a través de las redes sociales podamos arruinar nuestra reputación.

Casos hay muchos. He querido establecer una primera diferenciación entre la reputación personal y la reputación de las marcas, empresas y personajes públicos. Las formas son distintas y también sus consecuencias.

A nivel personal, tenemos datos como los que arroja la Oficina de Seguridad del Internauta en España, que calcula que entre el 5 y el 10% de los jóvenes de hasta 34 años tienen problemas para conseguir trabajo debido a los contenidos que comparten en las Redes Sociales. Este no es un tema trivial. Históricamente hemos recurrido desde el sector empresarial a las Hojas de Vida y a las entrevistas personales, esperanzados en que los departamentos de recursos humanos tuvieran un buen filtro de selección y quedarnos con el mejor talento humano posible en nuestra empresa. Pero esto es un error y todos hemos sufrido las consecuencias de contratar personas cuyas capacidades estaban lejos del brillo que desprendían en dichas hojas de vida. Hoy podemos contrastar las impresiones que arrojan en las entrevistas y sus currículums con su actividad, coherencia, educación, capacidad de síntesis y criterio que se pueden encontrar entre sus publicaciones. Es desde luego un tema controvertido, pues hasta qué punto pertenece la actividad de cada individuo en redes sociales a su ámbito privado y hasta qué punto, dada la apertura y lo público de dicha actividad, es ético consultarla para fines de contratación de profesionales. Personalmente ya aporté mi punto de vista en el artículo de este blog “Seleccionando personas”.

El consejo al respecto es sencillo. Mucho sentido común y mucho criterio a la hora de compartir contenido. No tuitees borracho. No pongas fotos comprometidas que no quieres que te pasen factura a futuro. No excedas los límites de la ética y la educación amparado por la falsa sensación de impunidad y anonimato que te da internet.

A nivel corporativo, de marca o de persona público estas repercusiones son más críticas si cabe. La magnitud del eco que multiplica el impacto de la información que se comparte en redes es proporcional a la vigencia e importancia del personaje o la marca. Tenemos que ser extraordinariamente cuidadosos a la hora de compartir contenido, ceñirnos a los planes de comunicación y al marco de trabajo que en ellos se establecen y medir cada comentario con la seriedad que la actividad profesional en redes sociales merece para con nuestros clientes y representados.

En los momentos de crisis es fundamental actuar con criterio y coherencia para con la empresa, usuarios y circunstancias que abordemos. Es necesario recalcar una vez más que en pleno siglo XXI no vale con enterrar la cabeza como el avestruz y negar las realidades. Es necesario aplicar valores fundamentales en las comunicaciones humanas como la humildad, sinceridad, transparencia y empatía, para no caer en las viejas (y detestables) prácticas que resultaban en mensajes del tipo “comunicado oficial”, “las políticas de la empresa” y otros mensajes robóticos que tanto exasperan al usuario actual.

Así que recuerda, las redes sociales no son un juego. Es necesario tener en cuenta que lo que hoy compartas, quedará para siempre, lo borres o no, en la memoria colectiva digital. Y eso, nunca se sabe a qué lugares te llevará… 😉