Un nuevo viento profesional en comunicación online

 quito republica salvador

Ayer tuve una grata conversación con mi amigo Javier Reyes al que no veía desde hacía tiempo. En ella pudimos compartir puntos de vista acerca del momento del Marketing Digital en el Ecuador que, por supuesto, fueron muy enriquecedores.

Lo cierto es que, hasta ahora, ha habido pocos profesionales que hayan sabido realizar un verdadero aporte innovador a la comunicación y al marketing de una forma eficiente bajo los parámetros que debe gestionar una empresa.

No es lo mismo comunicar que hacer marketing, de igual forma que no es lo mismo saber gestionar perfiles en redes sociales a extraer datos útiles de ellas. Parafraseando a Javier “nos vendieron lo de que en la web todo se puede medir” y las empresas fueron cayendo. El problema surgió cuando, ante la falta de datos útiles y conversiones medibles, las empresas dieron un paso atrás y empezaron a hacerse las preguntas que siempre tuvieron que hacerse. Cuánto, cómo, por qué…

La responsabilidad que exige acometer una estrategia y una gestión en social media por parte de los profesionales afecta no sólo directamente a su prestigio y fiabilidad personal, sino también al mercado en su conjunto. El descrédito que pueda generar una falta de resultados de gente poco preparada contamina a la percepción que estas tecnologías tienen ante los ojos de los gerentes y responsables de las empresas que necesitan del digital como nueva vía de llegada a sus usuarios y clientes.

A lo largo de estos años he leído biografías de twitter que exponían frases como “filólogo y community manager”, o “vendedor de aceitunas y community manager”, o “geógrafo y community manager”. No quiero ni imaginar los resultados si estos mismos han sido a su vez los responsables de la generación de estrategias globales para objetivos de marcas y empresas como únicos canales para estas de su inmersión en la comunicación online.

Con esto no quiero desmerecer el esfuerzo que han hecho muchos de mis colegas reinventándose así mismos, como exigen estos tiempos acelerados en los que vivimos, preparándose, trabajando duro, aprendiendo y respetando los pasos necesarios para comprender y madurar en el entorno digital. No sólo es lícito que se combinen disciplinas de cualquier tipo con la comunicación online; de hecho es muy necesario. Necesario pues nuestro campo necesita una limpieza y una nueva inclusión de disciplinas que aporten a revalorizar el ecosistema de la web 2.0. Así mismo, necesitamos gerentes y responsables que aprendan a diferenciar entre lo real y los cantos de sirena. Siempre se me viene a la mente a propósito de estos temas, la tremenda relación que existe entre esta problemática en nuestro campo y en el de mis amadas artes marciales. A lo largo de los años he tenido la oportunidad de conocer todo tipo de maestros y maestrillos. o como le gusta decir a José Díaz, “maestros del youtube”, especialistas en vender coreografías inútiles que a más de uno le habrán costado y costarán algún disgusto en la vida real. También es responsabilidad del alumno de artes marciales elegir bien qué, para qué y con quién van a aprender.

El entorno profesional de la comunicación online requiere urgentemente de profesionales preparados, de objetivos realistas en las propuestas al mundo empresarial, de datos útiles, de túneles de conversión eficaces, de la conversión de canales a objetivos estratégicos, y de un saneo del sector ante tanto intrusismo oportunista que, como en otras disciplinas profesionales menos reguladas, han generado versiones distorsionadas de lo que significa la comunicación y el marketing digital.

Es hora de retomar la responsabilidad que se nos exige y generar auténtico valor a nuestros clientes a través de nuestra labor.

Posted on by GM in Blog Leave a comment

Add a Comment