respeto

Ser Profesional

En los últimos días he tenido que sufrir de manera más pronunciada algo que es un mal creciente en la sociedad: La falta de profesionalidad.

Y en este caso no estoy hablando de las habilidades o conocimientos que poseemos tras los estudios y los años de trabajo. Hablo de ese conjunto de características que hacen de un profesional alguien respetable. Ser respetable es ser digno de respeto, pero también hace alusión a cantidades por encima del promedio y a cumplir con las expectativas de la sociedad.

Así que de los profesionales respetables espero que cumplan con algo más que su trabajo. Espero que asistan a las reuniones que se concretan, espero que sean puntuales en sus compromisos, espero que no se excusen en decadentes argumentos sociales para incumplir sus obligaciones y sobretodo espero el mismo respeto que ofrezco al cumplir estas premisas desde su lado de la cancha.

No es normal y no pienso acostumbrarme a reuniones que se cancelan al último minuto, ni a que los trabajos no se presenten en los marcos acordados, en los retrasos infinitos a la hora de pagar los servicios que se han prestado y en falsas poses de elitistas “wannabe” para reformular las obligaciones a conveniencia desde pedestales de humo.

En los negocios, ser profesional es ser respetable. La falta de esta conciencia sólo nos lleva a terrenos mucho menos fértiles para la actividad empresarial y a tierras de nadie en donde lo primero que se borrará será lo que nos hace avanzar de manera seria, constante y confiable.

Posted on by Sergio Jiménez in Blog Leave a comment