¿Qué es una estrategia en Social Media?

Esta mañana tuve una reunión bien interesante. Tuve una visión de cómo serán las reuniones con empresas acerca de la Comunicación Online, el Social Media y el Marketing Digital en el futuro cercano. Las empresas se empoderarán de estas labores de manera directa. Cogiendo el toro por los cuernos y haciéndose responsables de forma directa de sus destinos en la red sin tercerizar el servicio. Este era el caso de esta empresa, que junto a su estrategia inicial, había logrado establecer una serie de procesos, recursos y labores que hacían de forma “in house” y a mi manera de ver de forma muy acertada.

En este caso, establecieron tareas a cumplir con objetivos concretos para cada uno de estos y las realizaban con rigor y continuidad por más de 8 meses con buenos resultados.

La pregunta que me vino fue ¿Es realmente esto por sí mismo una estrategia en social media? ¿Un conjunto de acciones realizadas en medios digitales con constancia y rigor?

Una estrategia digital efectivamente tiene que abarcar el espectro de medios y plataformas en los que queramos establecer presencia, con sus acciones y objetivos definidos y aplicados. Tiene que estar fundamentada en el conocimiento profundo de estas plataformas y el uso que los usuarios hacemos de ellas, de los distintos “momentos” en los que encontramos a nuestro público según la plataforma, horarios e idiosincrasia de la misma. Tiene que contemplar las distintas segmentaciones que queramos tener en cuenta para captar a posibles clientes y usuarios de nuestros servicios, detectar y contemplar los lugares donde estos nichos están presentes y de qué manera, establecer las formas, tonos, contenidos, temáticas y objetivos de las comunicaciones que mantendremos en las distintas redes sociales y plataformas. Tiene que establecer herramientas que permitan el análisis de las acciones de los usuarios más allá de su feedback directo. Debe definir también los objetivos a lograr por la estrategia digital en su conjunto para la empresa y cómo se van a llegar a estos. Cuáles serán los tiempos, recursos, personal, proveedores y presupuesto destinados a la consecución de estos objetivos. Y debe también poder trazar una hoja de ruta en la que se defina cronológicamente los sucesos e hitos que se han de dar durante la aplicación del plan estratégico.

Todo esto es lo que de manera rápida y superficial deberíamos tener en cuenta para realizar una estrategia digital. Es completa y desde un punto de vista resultadista efectiva en principio. Pero para mi gusto a esto aún le faltan algunos ingredientes a esta receta.

Para mí también es necesario tener presente esas características que hacen de una persona, empresa o institución algo realmente único. Las ideas, los valores y los objetivos para la marca más allá de los resultados económicos, y cómo estos llegan a conectar con los usuarios en las plataformas digitales. Cada mensaje, cada aplicación, cada premio, cada respuesta, cada artículo, deben estar pensados y planificados con la voluntad de conectar.

La verdadera trascendencia para las marcas que representemos vendrá desprendida de lograr esa conexión entre estas y sus usuarios. Como escuchaba a un conocido locutor de radio estos días en Quito, somos más que “estómagos” que saciar de comida y objetos fabricados en China.

Hablamos de calar en las personas, en llegar un paso más adentro que los manidos mensajes publicitarios y estrategias saturadas de alienación y tratar a las personas de manera más directa y personal.

Obviamente, es mi forma de entender este tipo de planificaciónes. ¿Cuál es la tuya? 🙂

Posted on by GM in Blog Leave a comment

Add a Comment