Las redes y su alta velocidad

Hoy os traigo la primera colaboración de Dani Villalba @villalba_daniel. Dani es uno de esos grandes amigos que permanecen por muy difícil que se pongan las cosas. Juntos hemos vivido momentos muy interesantes que pondrían la capacidad, el trabajo y la lealtadad de más de uno en duda. Ha abarcado prácticamente sólo cuentas tan exigentes como en su momento fue Movistar Next con un éxito inapelable y a día de hoy es uno de los mejores profesionales del contenido que conozco y colaborador imprescindible para nuestra agencia a pesar de los varios millares de kilómetros que nos separan. Si vives en Málaga, quizás su voz te suene pues nos informa cada mañana y medio día a través de Onda Cero. ¡Os dejo con su primer texto para nuestro blog!

“Un AMIGO con letras mayúsculas me pide que escriba sobre redes sociales, tecnología, innovación y esas manías que nos traen loco a más de uno. Vaya caprichos que tienen algunos, fijándose en tanta página web, tanto salto tecnológico y tanto botoncito con la arroba @ en medio.

Lo cierto es que la tecnología y la innovación, palabras casi homólogas, no son ya un capricho, sino una necesidad que tiene esta vida en la que nos ha tocado vivir y, más aún, una bendición que permite que nuestro día a día sea más fácil.

No soy persona acostumbrada a dar grandes discursos, me suele quedar larga la “bata de maestro” y en una ponencia cualquiera, soy más de escuchar que de orar, con lo que no pretendo asomarme a esta ventana para dar lecciones a quienes, en muchos casos, sabéis más que yo. Al contrario: me tomo esta oportunidad de colocarme en el atril del amigo Sergio, como una oportunidad de seguir aprendiendo de comentarios, apreciaciones y puntualizaciones varias.

Se me viene a la cabeza, en este instante, el amigo de todos (o casi todos) y ya difunto Steve Jobs. Dijo este señor tan particular, que acabó por conquistarnos a todos por su facilidad para hacer del sueño una realidad y de lo inimaginable, un nuevo camino, que la tecnología y su ritmo están marcados únicamente por la regla simple de trabajar para crear algo que se convierta en imprescindible para la vida del usuario, nada más tenerlo. A eso se le llama apostar a ganador!

Pero si se hubiese quedado en teoría; si se hubiese limitado a orar sin método ni trabajo… posiblemente si eso hubiese ocurrido, hoy estaríamos hablando de uno más y no del mejor. Las redes sociales de hoy son el pasado de mañana. Las redes no son más que eso: una constante mejoría de algo que ayer no existía pero que ahora hace impensable una vida sin ellas.

En estos años en los que Internet y la red 2.0 (aquella que lejos de ser un loro que comunica, también escucha) la innovación y el desarrollo de nuevas ideas lleva obligatoriamente consigo que algunas cosas nazcan y otras queden en el camino. Y esa realidad, lejos de alertarnos o agobiarnos (la velocidad del tren es tan rápida que apenas para en cada estación) debe hacernos observar, aprender de lo que hay y subirnos al vagón a la misma vez que pensamos qué hacer para que corra más deprisa todavía, pero con sentido.

¿Alguna vez has pensado que el tren va demasiado deprisa? ¿Crees que aún estás a tiempo de cogerlo en la próxima estación? Yo me propongo seguir aprendiendo del maquinista, y subirme a ese tren lo antes posible.”

Fotos: Paseo del Parque de Málaga por Daniel Villalba. Dani pensativo. 🙂

Posted on by GM in Blog Leave a comment

Add a Comment