Facebook lo pone más difícil

En plena era de la conectividad y del valor agregado, Facebook nos sorprende a todos desde mediados de diciembre de 2013 con un nuevo algoritmo de posicionamiento de las publicaciones en nuestros muros de noticias.

Aquello que algunos leímos acerca de tratar de evitar la proliferación de “Memes” en el muro de los usuarios, se ha destapado como un algoritmo cuyo efecto principal será la caída de la aparición orgánica de las publicaciones de las páginas de facebook en los muros de los usuarios.

Hasta ahora, los alcances orgánicos de estas publicaciones de páginas de empresas, marcas, servicios y demás, oscilaban en torno al 12% de los “Likers” de nuestra página. A pesar de ser un valor bajo, entendíamos que Facebook realizara una selección basada en 2 o 3 criterios que nos hacían estar antes o después en el muro de nuestros fans. Tras la modificación del algoritmo, estamos ante caídas entre el 45% y el 75% de esta cifra, con lo que sólo en torno al 3% de nuestra audiencia vería nuestro contenido.

Esto modifica sustancialmente los objetivos y presupuestos que los planes de difusión en social media de las empresas entendían necesarios hasta ahora, pues a partir de este momento, las cantidades que antes se destinaban a pautar para atraer a usuarios a nuestra comunidad, con la esperanza de que recibieran nuestros contenidos gratuita y orgánicamente, deberán ser reestudiadas, incorporando el nuevo objetivo de conseguir el alcance real de nuestros contenidos también a los miembros ya suscritos.

Está claro que Facebook con esto pretende satisfacer a sus inversores mostrando una nueva forma de concebir la monetización de su plataforma y rentabilizarla en una dirección que personalmente considero peligrosa para la imagen y el futuro de su uso a largo plazo.

Buscar vías efectivas de monetización es perfectamente lícito, pero todos sabemos que no es ético cambiar las reglas de juego a mitad de la partida. Facebook proponía generar comunidades de usuarios que recibieran contenido de sus marcas y productos favoritos en un afán de acercar empresa y personas, pero ahora, si queremos que esto se produzca, hay que pasar por caja. No es la primera vez que Facebook cambia reglas de juego, pero sí es la primera vez que lo hace cambiando las bases en las que muchas empresas fundamentaron la incorporación de esta red social a sus políticas de marketing y comunicación.

Ahora, la supuesta igualdad que existía para grandes y pequeños se torna algo más oscura y distante. Ahora sí, esto será cuestión, entre otras cosas, de diferencias presupuestarias. Veamos qué ocurre…

Foto: Guayasamin en la T4 del aeropuerto de Barajas de Madrid.

Posted on by GM in Blog Leave a comment

Add a Comment