Capitaneando barcos

Hoy durante una pausa entre reunión y reunión, aproveché para tomar café con un amigo y ponerme al día de su historia. Esta resultó suficientemente inspiradora así que os la comparto y espero extraeros algunas conclusiones.

Este amigo comienza su andadura profesional en el marco de una poderosa empresa familiar con grandes dosis de trabajo, proyección y también de estrés y responsabilidad.

A mitad del camino, se da cuenta de que en realidad, y a pesar de estar contribuyendo al crecimiento de esta y del bienestar familiar, no está aportando a su labor y a su entorno aquello para lo que él siente que está preparado. Así que un día cambia el rumbo, y unos años más tarde, se ve aportando todo su conocimiento y su talento a una nueva organización con proyección social más grande de la que él mismo se esperaba. La pasión con la que me contaba como en este nuevo escenario de entrega y trabajo colectivo se encontró a sí mismo y se sintió realmente feliz era contagiosa.

 

Pocos de nosotros podemos decir con sinceridad que realmente nos dedicamos a lo que nos hace felices, pero aún menos son los que no estando satisfechos con sus roles, ven la oportunidad de cambiar y la aprovechan o pueden aprovecharla.

A menudo leo en las “bios” de Twitter “Apasionado del Marketing”, o “Apasionado del SEO”. La verdad es que en general me resulta difícil de creer que tantos y tantos sean apasionados de estas disciplinas. Creo que esto obedece más a una tendencia y a un “postureo” que caló en su momento, que venía a decirnos que todos los dedicados al digital debían “amar” lo que hacían. La realidad es que en general muchos de nosotros hemos vivido con intensidad la coyuntura de nuestro tiempo y hemos sabido adaptarla a nuestras capacidades profesionales, pero, como decía, salvo raras excepciones, el trabajo es trabajo. Particularmente me gusta más cuando encuentro en las biografías de la gente detalles sinceros como “Metal, guitarra y pasear a mi perro”, o referencias al trabajo en clave de humor, como la de nuestro Gonzalo, el “WebMaster of the Universe”. Así no tengo la sensación de tener al otro lado de la pantalla a un loco apasionado de las tablas de Excel, o a alguien que es preso de las corrientes que la moda de lo público impone.

Encontrar una oportunidad en el ámbito laboral es fantástico y muchas veces puede llenar unas expectativas venidas a menos en la actual situación social. Disfrutar con esta es aún mejor. Las oportunidades de conjugar al tiempo la labor profesional y el deleite personal son muy escasas y en la mayoría de los casos, las oportunidades se presentan riesgosas y volátiles. En la mayoría de los casos, estas situaciones se encuentran de frente con las responsabilidades adquiridas, familiares, financieras, coyunturales y nos limitan por motivos que casi siempre son demasiado evidentes y definitivos como para arriesgar lo conseguido. A esto lo llamamos decepcionados “realidad”. Y es así. Tampoco creo que todos estemos obligados a capitanear barcos de sueños y atravesar mares de fábulas y cuentos de autosuperación que más que empoderarnos de nuestras capacidades, añaden un nivel extra de exigencia y frustración a nuestras vidas. El romanticismo está bien siempre que no nos vuelva locos e inconscientes. Pero hay muchas maneras de realizarnos a nosotros mismos más allá de constituir mensajes ficticios o de obligarnos a perseguir sueños y lo que sí es cierto es que estamos obligados a ser felices. El trabajo es una vía importante para lograrlo junto a otras muchas. Nuestro tiempo es escaso y las oportunidades de disfrutarlo imperdibles.

Dicen que la suerte es una mezcla de oportunidad y preparación. Yo deseo que todos vosotros encontréis en algún momento esa puerta que conduce a realizar aquello que os haga felices, que se presenta de muchas formas distintas, y tengáis el valor y la posibilidad de cruzarla. La pongáis en la “bio” de Twitter o no. 😉

P.D.: Este artículo nada tiene que ver con el hecho de que mi hermano Daniel ya sea Patrón de Barco y haya aprobado la última asignatura de la carrera. :))

Posted on by GM in Blog Leave a comment

Add a Comment